Creamfields Andalucia Festival 2007: Crónica

Buenas a todos, después de una larga ausencia debido al verano vuelvo con una crónica festivalera, se trata del Creamfields Andalucía. Este evento es un gran festival de música electrónica en la cual se dan cita los mejores artistas de esta escena. Lo hacen posible desde 1998 y anualmente por Agosto los miembros de un club nocturno de Liverpool (Reino Unido) llamado Cream. Al igual que en la ciudad que vió nacer a los míticos Beatles, este evento se celebra de manera anual en nuestro país y Argentina, y se ha celebrado en las siguientes ciudades: Almería(Andalucía), Punchestown(Irlanda), Buenos Aires(Argentina), Estambul(Turquía), Ciudad de Mexico(Mexico), Moscú(Rusia), Praga(República Checa), Santiago de Chile(Chile), San Pablo(Brasil), Wroclaw(Polonia).

Creamfields Andaluc�a 2007

Este festival ofreció su cuarta entrega en la playa de Villaricos perteneciente al término municipal de Cuevas de Almanzora, Almería. Se llevó a cabo en un gran recinto que contaba con todas las instalaciones típicas de los macrofestivales actuales.

Creamfields Andalucía se consolida como uno de los festivales de música electrónica más importantes del panorama europeo, y así lo demuestra el cartel que trajeron este 11 de Agosto con una buena dosis de los mejores grupos de la escena electrónica y alternativa, entre ellos estuvieron los archiconocidos británicos The Prodigy, Basement Jaxx, Front 242, Misstress Barbara, Steve Bug y Miss Kittin junto con los más de treinta artistas que desfilaron por los distintos escenarios.

El festival comenzaba a las 18:00 del 11 de Agosto pero nosotros por fuerzas mayores y un GPS algo repetitivo(xDxD) llegamos a los parkings sobre las 20:00 y como era de esperar aquello estaba en plena ebullición con cientos de coches llegando a los distintos emplazamientos habilitados. Nosotros aparcamos en el parking numero 6, que estaba a cuatro kilómetros del recinto.

Llegada al parking 6 Parking 6

En los aparcamientos los festivaleros hacíamos el famoso botellón con la música de los coches y empezabamos a relacionarnos y a conocer a los “vecinos”. Y sobre las 22:00
empezamos nuestra andadura para ver a los mejores dj’s del mundo. Hay que decir que estaba lejillos, pero por la noche se nos hizo corto, por la mañana es otro cantar del que hablaremos más tarde. Una vez andado el trayecto junto con miles de personas, las cuales iban todas al mismo sitio, llegamos al recinto. En las cercanías se encontraban oportunistas con puestos montados donde servían bebidas y comida por precios asequibles. Al llegar a la entrada nos encontramos con una gran multitud, pero afortunadamente y gracias a una gran organización la gente iba entrando fluidamente y tardamos escasos 10-15 minutos.

Una vez que entramos y nos pusieron la pulsera, la cual nos la puso nuestro amigo Rubén por cierto, para identificarnos por si salíamos del recinto, pudimos ver la inmensidad de aquella fiesta. Con tres escenarios al aire libre(Pepsi Open Air, Movistar Stage y San Miguel Stage), otro en una carpa circense enorme (Lo.Li.Ta. Tent), una gran barra para compra de tickets y otra para retirada de productos, varias zonas de aseo, etc. Nada más entrar fuimos a la barra de tickets para tener combustible para toda la noche y acto seguido, teniendo en cuenta que rondaba la media noche y The Prodigy empezarían a la 1:00, nos fuimos a ver la actuación de Misstress Barbara que dejaría paso a los famosos británicos. Como podeis imaginar la gente se agolpaba e iban llegando cada vez más personas al filo de la una de la noche. Decir de la señorita Barbara, cuya actuación desgraciadamente no pudimos ver entera, que nos animó poniéndonos a todos a tono y realizó una más que correcta interpretación.

Al fin, llegó el momento esperado y nosotros estabamos en cuarta fila ante el “San Miguel Stage”, una posición que nos costó escalar pero que luego agradecimos enormemente durante el transcurso del concierto.(pinchad sobre los enlaces que van apareciendo y vereis las fotos)

The Prodigy The Prodigy en concierto

La hora llegó y el grupo se hizo de esperar unos minutos en los cuales pudimos hablar con gente de nuestro alrededor y darnos cuenta de la multipluralidad de personas en cuestión de orígenes que allí se daban cita. Las luces palidecieron y empezaron a salir a escena los extravagantes músicos ingleses. Los leds y los dos pantallones que flanqueaban el escenario no paraban de parpadear y de cegarnos, los espectadores gritabamos de euforia, nos empujabamos unos a otros al más puro estilo de los seguidores de los grupos de Trash y Black Metal, coreabamos los estribillos como si de canciones de nuestra infancia (que en realidad así es, quien no ha tenido un herman@ mayor que escuchaba The Prodigy y esas canciones se quedaban grabadas en el inconsciente colectivo) se tratara y en general una auténtica locura de algo más de una hora de duración que todos agradecimos enormemente.

Hay quien dice que el sonido fue malo, que el grupo solo se dedicó a tocar sus temas y poco más, pero un servidor que estuvo allí les puede decir que la organización y los medios técnicos estuvieron a la altura, con un sonido que hacía que nos retumbara la caja torácica y en cuanto al grupo, es cierto que su set list no fue muy variado y tocaron sus más que conocidos éxitos, pero siempre es de agradecer ver a esta mítica banda en concierto y además haciendolo bien, un notable para ellos.

Después de esta descarga nos fuimos a retomar el aliento y a dar una vuelta por el abarrotado recinto, pudimos descansar unos minutos en una zona habilitada para ello, un “microclima” con ventiladores y aspersores de agua y acomodado con butaquillas y suelo alfombrado. Seguidamente nos fuimos a ver uno de los “stages” más espectaculares, el “Pepsi Open Air”, con un gran escenario, y delante una estructura metálica que soportaba 4 pantallas de leds en los laterales y neones en el techo, una auténtica pasada, que junto con el sonido nos hacia soñar a los festivaleros. En este vídeo os doy una panorámica de lo que es el “Stage” de Pepsi.

Pepsi Open Air Stage

Tras visitar el citado “Pepsi Open Air” nos fuimos a la gran carpa circense, el Lo.Li.Ta. Tent, la cual veías desde fuera y no hacía juicio a la gran inmesidad que percibías una vez dentro, y allí pudimos ver con nuestros propios ojos la gran movida que había montada: un gran escenario en un lateral, una gran pista de arena salpicada por enormes columnas que sostentaban el elevado techo y miles de personas bailando al ritmo de la música, aquello era enorme(sin exagerar). Nosotros nos acoplamos y disfrutamos de los Dj’s que allí tocaban. Aquí os dejo una muestra:

Escenario techado


Ya a mitad de madrugada pudimos ver un trozo de la actuación de los belgas Front 242, los cuales barrieron con su música el “San Miguel Stage”, con un sonido contundente y una actuación soberbia, de lo mejor que pasó en la noche. Y sin perder el ritmo a seguir dando vueltas por aquel “Edén electrónico”, en el cual hacíamos amigos, era sorprendente ver de lejos los distintos escenarios proyectando esas luces y destellos, los cuales parecían sacados de las películas de George Lucas, y la cantidad de personas que había dando saltos y gritando.

San Miguel Stage

Para la gran cantidad de personas que allí había, la gran variedad de estupefacientes que se podía encontrar, el botellón en los parkings y demás detalles hay que decir que no vimos peleas ni altercados y la gente iba con un “rollo” muy pacífico, incluso si le dabas a alguien un golpe por la adrenalina que desatabas, esa persona se mostraba amable, te dedicaba una sonrisa y una palmada en la espalda y a seguir con el baile, así da gusto ir a los festivales señores.

La noche se estaba terminando, sin embargo, aún quedaba por recorrer y rallando el alba pudimos asistir al concierto de Rex The Dog, los cuales tocaron temas propios y clásicos de la década de los 70 llevándolos al terreno electrónico. Especial fue el de los neoyorkinos Beastie Boys y su “Fight For Your Rights”, tema que hizo saltar a todo el mundo y que acabó con nuestras energías.

Rex The Dog en concierto

Tras esto, sobre la 8:00-8:30 de la mañana, ya estaban desalojando el recinto y las masas ibamos hacia las puertas por las cuales entramos, entre la multitud pudimos ver y saludar al simpático Leandro Rivera, actor que hacía de Pablo en la popular serie televisiva “7 Vidas”.

San Miguel Stage amaneciendo Creamfields por la mañana Creamfields depués de la noche

El festival había terminado y cuando salimos pudimos comprobar que a las afueras del recinto se llevaba a cabo otro festival más humilde y alternativo, el “AntiCreamfields”, en el cual la gente que no había entrado al recinto formaban sus propias “raves” en los parkings y en las cercanías y eran también muy numerosos. En estas “raves” se seguiría durante el día que amanecía con la fiesta que acababa de terminar dentro, hasta que el cuerpo aguantase. Nosotros no aguantamos y nos fuimos al parking 6 a descansar.

Después de dejar atrás el festival y la playa nos tocaba lo peor, recorrernos 4 Kms a pie hasta el parking 6 por una carretera secundaria que estaba invadida por miles de personas, las cuales iban todas en la misma dirección, como si de un rebaño de ovejas se tratara y con un sol propio del desierto de Almería que parecía estar ajusticiándonos después de una gran noche. El camino se hizo más ameno al ir conociendo gente que todavía quería seguir la marcha y finalmente avistamos nuestro destino. En la entrada de nuestro parking y en general hubo mucha seguridad policial, lo cual es comprensible ante un evento de estas características y magnitud, pero vuelvo a incidir en que no vimos ningún altercado, algo que se agradece mucho.

En líneas generales fue una noche inolvidable, con grandes bandas que ejecutaron magníficas interpretaciones, una gran organización que hizo posible el evento y un ambiente de fiesta increíble que sin ir a ninguna actuación te lo pasarías igual de bien que yendo.

Vuelta a casa Salida del recinto

A la organización hay que darle un sobresaliente porque dar entrada a casi 50.000 personas en el recinto y mantenernos a todos contentos fue una verdadera hazaña, y le agradecemos su trabajo y deseamos y animamos para que en 2008 lo hagan igual de bien o mejor. Nos vemos en Villaricos en el Creamfields 2008.

Os dejo todas las fotos en mi cuenta flickr, en este enlace. Y aquí el resto de vídeos(pinchad sobre los enlaces):

– The Prodigy —> video
– Vuelta al recinto y San Miguel Stage —> video
– Actuación en el Pepsi Open Air Stage —> video
– Actuación en el Movistar Stage —> video
– Misstress Barbara —> video
– Actuación en el Lo.Li.Ta. Tent —> video

Posdata: Los vídeos los grabé con la mayor templanza posible y con el ambiente y adrenalina desatados, disculpad las molestias al visionarlos que sé que algunos estan algo moviditos.

Anuncios

La Jungla 4.0, el regreso de John McClane después de 12 años

El otro día fui con dos amigos a ver lo que significa el regreso de Bruce Willis a uno de los papeles que lo encumbraron como estrella del celuloide, y ese no podía ser otro que el resacoso y sarcástico policía John McClane, en lo que es la cuarta entrega de esta saga, titulada La Jungla 4.0 (2007) (en los USA “Live Free or Die Hard”).

Antes de empezar a comentar la película quería apuntar que el papel de este policía adicto a destruir el mobiliario urbano pasó por las manos de los mejores actores de acción de la década de los ochenta y noventa, como son Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone, los cuales rechazaron el papel al querer concentrarse en otros films. Por suerte el papel lo cogió este gran actor y junto con uno de los directores de cintas de acción por excelencia, John McTiernan, empezaron con una de las sagas mas carismáticas e impresionantes en el panorama de cine de acción contemporáneo.

Die Hard 4.0

Bueno después de este sorprendente apunte, ya que ver a Arnie o Sly metidos en este papel sería algo que a un servidor le habría encantado ver, sigamos con este intento de crítica sobre el film. La película está dirgida por el “oscuro” Len Wiseman el cual ya nos acercó al mundo de los vampiros y licántropos con la saga Underworld. En el reparto del film no podemos destacar grandes nombres a parte de su protagonista, y entre ellos estan Timothy Olyphant, Justin Long, la bella Maggie Q, Cliff Curtis o el escritor de comedias y actor Kevin Smith más conocido por su papel de Bob El Silencioso en su Clerks.

La película versa sobre un ataque terrorista hacia la infraestructura informatica del país de Estados Unidos llevada a cabo por una serie de genios en esto de los ordenadores dirigidos por uno de los creadores (Timothy Olyphant) de esa infraestructura para el gobierno americano. Este hombre, que busca venganza porque fue hundido publicamente por los medios de comunicación, crea un gran revuelo en todo el país intentando llevar a cabo un “caos total” atacando a todos los sistemas informáticos y redes del país para dejarlo todo inutilizado, es decir, deja sin luz a ciudades enteras, cambia el orden de los semáforos, altera bases de datos confidenciales, etc.. todo ello con la intención de vaciar las arcas del estado y dejar al país en la Edad de Piedra.

Ante esta situación tan grave aparece nuestro amigo John, con un aspecto desmejorado con respecto a la anterior entrega y luciendo calva. John entrará por casualidad en la trama de la película al encomendarsele recoger a un joven hacker que esta siendo perseguido por los terroristas, el resto ya es hilo de seda que se va tejiendo.

Bruce in Die Hard 4.0

La película tiene una gran factura técnica, producida incluso por el mismo Willis, goza de impresionantes y elaboradas escenas de acción, unos efectos especiales muy destacables y en general muy buena fotografía como es de esperar en producciones de este calibre. Hay que decir que es una película cuyo principal objetivo es entretener sin mas pretensiones, y lo consigue con creces, mostrándonos una historia bastante potable y bien narrada. En cuanto a que sea creible lo que pasa en la película y las acciones de John eso es otro menester, ya que en algunas escenas por así decirlo “se les va la pinza” por querer hacerlas tan espectaculares, solo os remito a la parte donde Bruce conduce un camión.

En esta película vemos a un John McClane bastante más mayor y hastiado de su trabajo y vida. El personaje sigue teniendo esa esencia gamberra a la que nos tiene acostumbrados, pero se percibe con claridad que en esta cinta han querido hacercarlo a un sector más amplio de público y podemos echarnos muchas risas con las ocurrencias y acciones de John. Bruce Willis es el más destacado en cuanto a actuación se refiere junto con Justin Long que se parten literalmente la cabeza en casi todo el film, el resto del reparto está correcto y flojo segun se mire al actor. El malo de turno de esta cinta (Timothy Olyphant), no está a la altura de los demás malos de la saga, recordemos a Hans Gruber Alan Rickman en la primera parte de la saga, William Sadler como el coronel ruso Stuart en la segunda y el gran Jeremy Irons como Simon Gruber en la tercera parte, siendo algunas veces bastante insípido y falto de garra, o también puede ser porque su antagonista se lo como por los pies, que es lo mas probable.

With a Vengeance(1995)


En líneas generales estamos ante una buena película, siendo la peor de la saga con diferencia. Se nota que detras de las cámaras no estaba ese genio llamado John McTiernan, pero hay que decir que Len Wiseman ha hecho un trabajo encomiable y nos ha regalado junto con el resto del reparto una muy digna secuela para esta gran saga. Bruce Willis ha comentado que si esta película tenía éxito se enfrascaría en una quinta parte y es muy de agradecer que este gran actor nos deleite con estas producciones, a ver si para la quinta, porque esta cinta está teniendo un gran tirón como es de esperar, volvemos a tenerlo con McTiernan y con un reparto de altura como el de la tercera.

Larga vida a John McClane.